lunes, 11 de marzo de 2013

Período de Adaptación: una propuesta de actividad para niños de 3 años

Hola!
A continuación les dejo una propuesta de actividad para la sección de 3 años donde involucramos procedimientos relacionados con el reconocimiento auditivo de secuencias de sonidos y silencios.

Descripción de la actividad
Trabajar con la expresión corporal como recurso para la enseñanza de la música trae consigo cuestiones interesantes para el período de adaptación.
Para esta actividad utilizaremos como material principal pañuelos de tela, pero el cuerpo y los movimientos corporales serán recursos principales a utilizar a propósito de la audición musical.
La primera consigna de esta actividad permitirá ordenar el espacio de trabajo y le permitirá a los niños disponerse cómodamente para realizar movimientos corporales. Se acomodan en el suelo formando una ronda. Inicialmente se expresará verbalmente la consigna, pero es muy probable que los niños no realicen las acciones que se les pide. Este será una buen momento para explicarles detalladamente que implica formar una ronda cuando la docente de música lo solicita.
En las actividades 1 y 2 generamos propuestas que involucraban directamente la audición, los sonidos y la música con los movimientos corporales. En esta actividad retomaremos el trabajo anterior con la intención de profundizar el intercambio con los alumnos a partir de una propuesta lúdica que retoma aquellos procedimientos que se involucraron en las actividades anteriores. Es pertinente, antes de desarrollar nuevas consignas, retomar brevemente lo trabajado en las actividades 1 y 2, más precisamente las consignas vinculadas con la canción “A jugar con las manos”.
Proponemos entonces un juego que implica diferentes competencias relacionadas con el movimiento corporal y la audición musical. Origlio y Barnes reconocen algunas implicancias que resultan relevantes a la hora de plantear actividades lúdicas que involucren la música y los movimientos corporales. Principalmente destacan las potencialidades que brinda el carácter lúdico de las actividades que se plantean en el ámbito escolar.
El detalle a la hora de preparar las propuestas, la claridad en la explicación de las consignas, la observación de lo que cada participante va construyendo solo o con sus compañeros, el tiempo de espera para no apresurar una intervención pero para hacer sentir a los jugadores que se está disponible frente a las necesidades que ellos no puedan resolver, ayudará a crear un clima de confianza que permitirá que cada uno se anime.
Lo rico de la tarea educativa reside justamente en otorgar carácter lúdico a las propuestas. Este carácter lúdico posibilitará espacios de placer, compromiso, diversidad, respeto, intercambio entre otras situaciones, actitudes y conductas que seguramente facilitarán el aprendizaje(Origlio, F. y Barnes, F, 2006: 4)

Escuchan la canción “A Bailar” (CD: Jugar con los sonidos, jugar con el cuerpo – Origlio y Barnes) y realizan los movimientos que les propone la misma. La lera de la canción indica que se deben golpear las manos, arrastrar los pies y girar la cabeza; cada uno de estos movimientos debe realizarse en los interludios musicales. Esta consigna permite el intercambio entre los alumnos y la docente, para que ésto se potencie proponemos intervenir en la consigna retomando y valorando la participación individual de cada niño mediante las siguientes expresiones: “¿Movemos la cabeza como lo hace ….?”, “¿Se les ocurre otra forma de golpear las manos?”, etc. Es importante destinar un tiempo prudencial para estas intervenciones, es decir, dar lugar a que los niños puedan participar. Respetar los tiempos y los espacios de cada niño es relevante en este período.
La consigna siguiente pretende incorporar el material que mencionábamos anteriormente: pañuelos de tela. Reciben los pañuelos y los incorporan en los movimientos que propone la canción anterior. Esta consigna pretende que los niños utilicen el pañuelo en los movimientos. Nuestra intención no es indicarles el modo en que deben hacerlos, sino más bien permitirles que propongan sus propios movimientos con el pañuelo. Esta consigna implica realizar una nueva audición de la canción.
Cuando se observe que la consigna anterior arrogó propuestas de los niños, se los incitará a que propongan sonidos para acompañar los movimientos realizados con el pañuelo. Es decir, les pediremos a los niños que propongan sonidos (mediante el uso de la voz hablada) para ser ejecutados cuando se golpee el pañuelo con las manos, cuando se arrastre el pañuelo con los pies o cuando se gire el pañuelo con la cabeza. Proponen sonidos para ser ejecutados durante los movimientos propuestos en la consigna anterior.
Para cerrar la actividad proponemos desprendernos de la versión original de la canción e incorporarle, mediante una edición del track original, secuencias de sonidos y silencios. Realizan los movimientos (con los sonidos que les incorporaron) solo cuando escuchan la música de los interludios de la canción, cuando escuchen silencio los movimientos deben detenerse.
Nuevamente destinamos un momento para que sean los propios niños los que acomoden los materiales utilizados. Guardan los pañuelos utilizados en el carro de música.
A partir de la observación y el análisis de las tres primeras actividades en la sección de tres años, creemos necesario hacer explítitas las rutinas y los hábitos de orden y silencio necesarios para desarrollar el trabajo en la sala. Para ello diseñamos la actividad 4, que puede ser implementada en varias ocasiones, dependiendo de la necesidad de cada grupo. Aclaramos que estas observaciones a la cual hacemos alusión serán comunicadas en la evaluación Diagnóstica. No obstante creemos necesario avanzar en estos aspectos pues favorecerán en la consolidación de rutinas que permitan configurar climas de trabajo adecuados a cada actividad.


Muchas gracias por su lectura.
Saludos!
Ma. de los Milagros

No hay comentarios:

Publicar un comentario