martes, 29 de enero de 2013

Sobre las Tradiciones y el Espacio de Educación Musical

A continuación comparto con ustedes, lectores del blog, unas palabras que escibí mientras pensaba por qué me sentía en la obligación de trabajar, desde el área de música, las tradiciones argentinas. Sin dudas estos pensamientos son extrapolables a otros contextos u otros paises. 
La exploración teórica y la reflexión me llevaron a replantearme el propio concepto de tradición. Desde este punto un abanico de cuestiones interesantes se despredieron para pensar antes de desarrollar una propuesta para el áula de música.


 ______________________________________________


Sobre las tradiciones vivas en el contexto social inmediato de los niños. Formulación de un concepto de tradición.

Porque la vereda, la calle, la esquina, el barrio no bastan para perpetuar las joyas de nuestra tradición musical. La escuela puede asegurar su perdurabilidad: la tradición es parte de nuestra identidad.
Porque la escuela transmite conocimiento y puede ser la encargada de fomentar y proteger la cultura: crear, difundir y actualizar valores, con la convicción y la legitimidad que da el saber. (...) ”1

Los hombres como actores de la sociedad se reconocen dentro de un sistema de representaciones culturales que lo identifican. Estas representaciones culturales son compartidas por los miembros de la sociedad y son las que diferencian una sociedad de otra. El fenómeno musical en sí mismo se constituye como vía expresiva por ser producción genuina de los pueblos. Esto esta directamente relacionado con la funcionalidad social de la música como hecho artístico.
Socialmente se imponen referencias que impactan directamente en el desarrollo familiar y degradan la propagación cultural de padres a hijos. Los niños se desarrollan en un ambito vertiginoso donde la multiculturalidad se instaura por necesidades económicas, laborales, temporales, etc. Por otro lado, la institución escolar todavía intenta cumplimentar sus propósitos fundacionales para los que fue creada. Es cierto que los cambios culturales son inherentes a una sociedad en movimiento y en contínuo avance, pero lo anterior no implica la degradación y la desvalorización de las llamadas culturas ancestrales u originarias.
Entonces cuestionemos sobre la implicancia de la tarea docente en la formulación de caracteres genuinos para la identificación cultural de los niños en edad escolar. Es decir, es necesario reflexionar sobre cuál es el alcance de la responsabilidad del docente sobre la identificación cultural de nuestros alumnos. En cuanto a esta reflexión, el gran poeta y autor entrerriano Linares Cardozo nos propone seguir pensando con estas palabras:

“(...) Aunque me educaron para la vida y la esperanza, confieso mi preocupación. En algunas de mis canciones he dejado entrever ese problema y un permanente anhelo: poder ver a los niños de mi pueblo crecer felices en su medio, contando con la atención en todos sus aspectos, para que su desarrollo vital y formativo sea natural, satisfactorio e integral.
Cabe preguntarse: ¿Qué podemos ofrecerles a estos hombres del mañana? Nuestra fe parece quebrantarse. Apesadumbrados, sentimos que una angustia nos invade, ante el futuro incierto de los pequeños, en un mundo cada vez mas deshumanizado. Sin enbargo, sigo creyendo que nuestras posibilidades pueden y deben afianzarse con una responsable voluntad argentina. Frente a este fárrago de problemas actuales nuestro lema debe ser: 'no entregarnos' con indiferencia, ni ser partícipes de aquello que malogre el devenir de nuestros pueblos.2

Es responsabilidad de los transmisores culturales explotar al máximo los acercamientos mas puros y tangibles de las vivencias tradicionales, lidiando con las pseudo tradiciones que han sido extrapoladas de otras sociedades. La desvinculación de las responsabilidades que posee cada padre, madre o ajente de transmisión cultural viene relacionada con la incapacidad o analfabetismo cultural de los propios transmisores. Es decir, los propios educadores tenemos la obligación de revivir esa “responsable voluntad argentina” interiorizándonos, viviendo, defendiendo y produciendo el avance de nuestra cultura.
"Mi Argentina" By @MiliLanghi
Cuando nos referimos a cultura generalmente lo confundimos con la idea de tradición. La cultura infiere un congunto de significaciones que son producidos y se ponen de manifiesto en todas las actvidades humanas. Estas significaciones implican ideas, costumbres, hábitos, leyes, actividades, códigos, creencias, etc. En cambio la tradición es una parte de la cultura que por definición es transferible de generación en generación. Al hablar de Tradición generalmente descuidamos los alcances del mismo. Tomamos las ideas expresadas en la revista “Folklore del norte”: “Es lo que identifica a un pueblo y lo identifica de los demás, es algo propio y profundo, siendo un conjunto de costumbres que se transmiten de padres a hijos. Cada generación recibe el legado de las que la anteceden y colabora aportando lo suyo para las futuras. Así es que la tradición de una Nación constituye su cultura popular y se forja de las costumbres de cada región”.3
De esta manera planteamos una problemática directamente relacionada con la formación integral de nuestros niños que va mas allá de lo académico o puramente conceptual, ya que nos interesará principalmente que sean verdaderamente partícipes de una identidad cultural nacional.

 ______________________________________________


"Mate-matiando" By @MiliLanghi



Hasta aquí mi aporte de hoy. Un abrazo y un mate para todos!
Ma. de los Milagros










1Akoschky, Judith. “¿Por qué la música en la escuela?”. En: “Artes y escuela”.Paidós. Reedic. 2006.
2Cardozo, Linares. “Júbilo de esperanza. Una didáctica para la música y el canto regional”. Cap. “Una escuela para la vida”. Pág. 85. Editorial de Entre Rios. 2004.

3Extraido del artículo “10 de Noviembre: Día de la Tradición”. En: Revista “Folklore del norte”. Fasiculo Nº 3. Noviembre 2006.


No hay comentarios:

Publicar un comentario